¿Qué pretende este blog?


Mi blog pretende realizar una crítica, lo más completa posible, de los principales hoteles europeos, así como proporcionar instrucciones y usos de protocolo y buenas maneras tanto a los profesionales del sector como a los huéspedes de los establecimientos. Como se observa, todo está basado en la independencia que me caracteriza, no perteneciendo a ninguna empresa relacionada con este mundo. Soy un consultor independiente. Personalmente he visitado cada uno de los locales de los que hablo en este blog.
Es mi capricho, del que llevo disfrutando varios años y quiero poner mis conocimientos y opiniones a disposición de todo aquel que quiera leerlos.
La idea surgió al no encontrar nada en la red - ni siquiera en inglés - sobre auténticas críticas de hoteles, al margen de comentarios de clientes enfadados que "cuelgan" sus quejas en distintas webs como un simple "derecho al pataleo" sin intento alguno de asesorar, construir o mejorar.
Muchas gracias por vuestra atención y colaboración.

miércoles, 27 de marzo de 2013

El baño de la habitación de un hotel




El género humano se divide en hombres y mujeres pero existe otra diferenciación tan absolutamente rigurosa como la anterior. Están los que al entrar a la habitación de un hotel, lo primero que miran es el armario y los que miran el baño de la misma. Sucede que, en esta diatriba, somos muchos más los que miramos primero el baño que el armario. Por ello, podemos afirmar que el baño -en su conjunto- de la habitación de un hotel, es elemento principalísimo a la hora de valorar un hotel de lujo.

Sucede que cada hotel es un mundo. Están las anticuayas, las viejas glorias, los nuevos ricos, los ostentosos, los chichinabos, los boutiques, los de diseño, etc. Todos son tipos de hoteles que podemos encontrar en el panorama internacional de la hostelería. Como hoy en día tiene más importancia el diseñador de interiores de un hotel que el mismo arquitecto o cadena propietaria del establecimiento, cada uno intenta imprimir su impronta en la decoración global del recinto. El baño de las habitaciones, sin ningún género de duda, está dentro de esta creación artística.

Si es Gumersinda Urquiola o Felipe Starck o Pascua de resurrección Ortega, o quien sea; cada uno ve el espacio a su manera y no siempre -por desgracia, casi nunca- utilizan el criterio de la efectividad a la hora de desarrollar sus creaciones.

Un baño debe ser -por supuesto- amplio. No es de recibo un cuchitril donde tienes que entrar de canto si estamos hablando de un hotel de lujo.
Por otro lado, es conveniente dos pozas de lavabo. Existen tropecientos mil diseños de pozas, todas maravillosas pero deben ser lo suficientemente profundas como para que el agua no salpique. El grifo de la misma debe activarse y desactivarse sin necesidad de hacer un máster antes de usarlo. Existen algunos que parecen piezas de museo pero es imposible poner la temperatura al gusto. Por último, debe desaguar con alegría y soltura. Últimamente me estoy encontrando pozas -sobre todo de esas planas- que abres el grifo y parece que está puesto el tapón. Te crea una sensación de agobio supina puesto que al no desaguar y al ver que son tan planas, parece que se van a desbordar. Además luego dejan un ronchón de suciedad muy desagradable.

Continuando con el baño, nos encontramos con la maravillosa ducha. Aquí, solo tengo que dejar este enlace ya que he hablado de ella en otro momento. Lo mismo ocurre con ese artilugio que suele estar cerca del inodoro. También pueden saber lo que opino de él pinchando aquí.

He hablado también de la esmirriada cortinilla de ducha. Pero quiero pararme en la necesaria mampara. Las hay de muchos tipos. Están las inexistentes; son aquellas que no existen. Te duchas y dejas el suelo del baño que parece el Ganges. Claro, es que si ponemos mampara, nos fastidia todo el maravilloso diseño del baño. ¡Váyase a la porra, hombre! Lo principal es no llenar de agua un suelo; lo demás es accesorio. También están las mamparas de libro, o de librito. Algunas tienen una medida tan insignificante que da igual no poner nada. Se encuentran las de ala ancha que para moverlas tenemos que irnos a la calle de enfrente de lo largas que son. Además, al ocupar tanto espacio no tienen ángulo y no valen para nada. De las de plástico, mejor no voy a comentar nada.

Siguiendo nuestro periplo por el baño, nos encontramos con el excusado o inodoro. El plastiquito ese de que ha pasado la inspección de higiene, me parece una idiotez. Si me hospedo en un hotel de lujo ya sé que va a estar eso como los chorros del oro. Por otro lado, la escobilla, ese artefacto que vale para eliminar restos indeseados, se la debería meter el director de hotel por donde le quepa. Es lo más antihigiénico que conozco en un lugar que es usado por una persona diferente cada vez. La solución a los palominos de toda la vida del señor, radica en la caída y presión del agua de la cisterna. Si consigo la correcta, no tendré que utilizar falos accesorios que siempre cuando retornan a su guarro recipiente, dejan la gotita en la taza. Quien no me entienda, con perdón, es que no caga.

Párrafo, cuanto menos, merece la papelera. A ver, ¿Por qué leches deben tener tapadera? Esa puñetera tapa lo único que consigue es hacerme agachar para abrirla, tocándola toda entera. El enganche de apertura de pie, o está averiado o es tan pequeñito que sólo el pie de Cenicienta puede accionarlo. Lo mejor, una papelera, forrada con plástico pero de diámetro generoso.

Debido, como no, al puñetero diseño, me encuentro en ocasiones que no se dónde carajo dejar el tarrito de gel y de champú cuando me estoy duchando. Hay que prever este detalle surtiendo de una pequeña repisa o hueco donde cómodamente podamos dejar estas smellies. En ocasiones, duchándome, he tenido que realizar posturas obscenas para poder mantener el botecito sin que se caiga. Y, hablando de smellies, algo que no dije en la entrada que les dediqué. Es cierto que hoy en día, las marcas nicho de cosmética, perfumería e higiene tienen un poder tremendo. El hotel que pone Ren en las toiletries, de por sí, parece la leche. Pero echo en falta -por melancolía- la personalización de los tarritos con el nombre y el emblema del hotel.

Y cuidado con el agua caliente. En los hoteles, la caldera la tienen instalada en el mismísimo infierno. Intenten regular con precisión el grifo a su gusto. Si es que pueden, claro.




17 comentarios:

  1. Como esta siendo habitual en mis habituales lecturas de estos dias, no puedo estar mas de acuerdo en sus comentarios, y la caldera no solo esta instalada en el mismisimo infierno, si no que ese infierno debe de estar al lado de mi baño, ya que como no andes agudo con el agua fria para mezclar (si no dispone de grifos termostaticos) es muy posible que a los cinco segundos al ducharte te puedeas abrasar, por lo demas me parece todo correcto, lo de la escobilla pues por fortuna junto con la cortinilla del baño , puedo decir que son especies en extincion al menos en los ultimos años que fui de vacaciones.

    Un saludo y muchas gracias por las molestias que se toma.

    Julio Lobato.

    ResponderEliminar
  2. Menudo post!!! Qué elaboración... no te has dejado ni un detalle...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Quizás el baño sea el lugar mas importante para fijarse y ver que tan limpio es el hotel, y de ahi lo demas ya cae por su propio peso.

    Importante descripcion. muy buena.

    ResponderEliminar
  4. Pienso que en una casa como en un hotel, hay lugares particulares que demuestran el aseo y la pulcritud y uno de ellos es el baño, como la cocina, ya que son dos cosas bien importantes la primera es porque en el baño es donde te aseas, te bañas y cuidas de tu limpieza antes de salir pero si este esta feo o sucio realmente lo único que provoca es salir corriendo, y porque la cocina en donde preparan los alimentos y si esta esta en buenas condiciones la comida sera de gran apetito a que si vemos una cocina sucia y descuidada, gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paula, por su comentario.
      Un saludo

      Eliminar
  5. En mi concepto un cuarto de Hotel debe primar por la limpieza tanto de la habitación como tal y su respectivo baño... en los pequeños detalles y decoraciones están las grandes diferencias..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Completamente de acuerdo con usted. En los pequeños detalles se encuentra la completa felicidad y el éxito en los negocios.
      Gracias

      Eliminar
  6. eso,, sin escobilla,, y te comes la miwerda todo el dia.....hay escobillas para hotel , metalicas, que se introducen en un recipiente completamente cerrado, con cabezal intercambiable,,, de antihigienico no tienen nada, y las gotitas , sacudes antes, y yo levanto el asiento antes de hacer uso de ella,,, sinceramente... el que no la usa,,,,,, es que es un guarro.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, lector, por esta información inestimable acerca de las nuevas tecnologías higiénicas acerca de los inodoros.
      Un saludo

      Eliminar
  7. hermoso detalle
    carina bassino y ariel barrionuevo

    ResponderEliminar
  8. me ha gustado tu post , pero la imagen me ha sorprendido, :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer suscitar sorpresa en mis lectores.
      Gracias por el comentario

      Eliminar
  9. Hola he leido tu post de la escobilla y por ello me encargo de distribuir escobillas desechables 100 % ecologicas de un solo uso, para mas informacion mandar correo a : herchanparioja46@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que haya usted podido mejorar las ventas de su negocio a través de este comentario.
      Un saludo y gracias.

      Eliminar